CÓMO SER MÁS PRODUCTIVA

¿Quieres llegar al final del día con la sensación de haber hecho TODO lo que tenías que hacer? ¿Quieres que te cunda el día?

Pues en este post encontrarás 15 trucos muy fáciles que te ayudarán a mejorar tu productividad.



Hay gente que parece que sus días tienen más de 24 horas y que les da tiempo a hacer de todo, en cambio otros tienen la sensación de que nunca hay tiempo suficiente y que no llegan a nada. ¿Cuál es la diferencia entre unos y otros? Sin duda, la forma de manejar el tiempo, su productividad.
A continuación, encontrarás una recopilación de ideas que te ayudarán a que una vez te metas en la cama tengas la sensación de haber hecho un montón de cosas útiles para ti, tu familia, tu trabajo, tu futuro…

HAZ UNA LISTA: Vuelca en ella TODO lo que tendrías que hacer hoy, mañana, durante la semana. Resalta lo que tienes que hacer hoy. Ahora valora si todo lo que has apuntado es realmente imprescindible que lo hagas hoy. Céntrate, valora y prioriza. Resalta 3 tareas que sí o sí debes realizar hoy, y otras 3 que deberías hacer.  Saca esas 6 tareas y esa será tu verdadera lista de tareas. Guarda el resto para cuando tengas tiempo libre.

AGENDA: Planifica, pon fechas límites, incluye hasta descansos para almorzar, comer, o simplemente desconectar un rato entre tarea y tarea.

USA TU MAÑANA PARA CENTRARTE EN TI MISMA: Nada más levantarte, prohibido comprobar el mail, ni la agenda. Comienza el día haciendo algo que te ayude a desarrollarte como persona, físca, mental o espiritualmente.

SIGUE LA REGLA DEL 80/20: El 20% de lo que haces durante todo el día produce el 80% de los resultados. Céntrate en ese 20% que realmente tendrán un impacto en nuestra productividad.

TRATA DE HACER LAS TAREAS REALMENTE IMPORTANTES ANTES DE COMER: Aprovecha que tu cerebro aún está fresco para hacer todo aquello que  requiera mayor atención, concentración, creatividad o que simplemente sea imprescindible hacer para que el resto de cosas fluyan.

DESCANSA: El dolor de cabeza es el síntoma más frecuente de la gente que no realiza los suficientes descansos. Haz pequeños parones de 5-10 minutos cada 90 minutos como mucho. Notarás la diferencia y cómo tu cerebro recupera energía.

CREA UN SISTEMA: que te permita estar centrada en un mismo tipo de tarea durante un determinado tiempo.

EVITA LAS DISTRACCIONES: son el mayor enemigo de la productividad. Desconecta el teléfono, o al menos las notificaciones, incluidas las del correo electrónico. ¿Reuniones? Justo las necesarias e imprescindibles.

PON LÍMITES: Establece momentos de “no molestar” para concentrarte. Ponte límites para contestar el correo electrónico y no perder media mañana con él. Para devolver llamadas. Para trabajar. ¡Y cumplelos!



UTILIZA EL CORREO ELECTRÓNICO CORRECTAMENTE: Establece unos tiempo para comprobar y responder a tus correos electrónicos. Por la mañana, a medio día y por la tarde, por ejemplo. Lo realmente urgente te llegará por otras vías. Evita poner en copia mas que a la gente imprescindible e involucrada en el asunto. Si encadenas 2 respuestas seguidas en un momento, haz una llamada telefónica para dejar de perder más tiempo.

DEJA DE HACER MIL COSAS A LA VEZ: Céntrate en una tarea cada vez, cuando la termines pasa a la siguiente. Tener varios focos de atención aumenta considerablemente la posibilidad de cometer errores por distracción.

APRENDE A DECIR NO: hay veces que es mejor decir que NO a tiempo. No aceptes todo, al menos a la primera y especialmente si lo que te piden que hagas te va a costar tiempo y recursos. Medita durante 24h, y valora si realmente lo vas a poder hacer con garantía.

DELEGA: no trates de hacerlo tu todo. Es imposible, y además tendrás, quizá no al principio, la  sensación de frustración.

SÍRVETE DE LA TECNOLOGÍA: Hay un montón de aplicaciones que te pueden ayudar, pero también existen fórmulas informáticas que harán que ejecutar algunas tareas sea mucho más rápido.


ANTICÍPATE: Cuando tengas tiempo libre, o hayas realizado tus tareas imprescindibles del día dedícate a adelantar trabajo futuro que te permita tener margen de maniobra ante cualquier imprevisto futuro. 

Como ves son 15 técnicas fácilmente aplicables y con las que notarás realmente una diferencia en tu día  a día. 

Hay veces que nosotros mismos nos ponemos trabas en el camino, que pensamos que algunas de estas cosas nos serán imposibles de implementar. Pero ¿lo hemos tratado de hacer realmente? No me refiero a "lo he intentado", no, me refiero a "he hecho todo lo posible". Porque nada sale a la primera, ni notaremos cambios inmediatos, sino que quien algo quiere, algo le cuesta. 

¿Te animas? Todos tenemos 24 horas, así que si unos pueden, tú también. 

Comentarios

  1. Me encanta Esther, me sirven de mucho tus consejos. Estoy intentando preparar pero de manera muy suave unas oposiciones, pero como trabajo dentro y fuera de casa, me está costando un poco (bastante, jejeje), he perdido el hábito. He empezado estudiando por las noches, pero cuando llevo 1 hora, me quedo dormida. No aspiro a emplear mucho mas tiempo diario porque a esas horas ya no puedo con mi alma. Pero quizás intente hacerlo temprano, por la mañana, levantándome mas o menos a la hora que lo haces tú. Con la mente mas fresca, quizás retenga mas.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares