BUSCA TU SILENCIO

Soy una persona ruidosa, hablo alto, me río alto y soy bastante expresiva. Sin embargo amo el silencio. El silencio me aporta la energía que necesito para seguir activa, para estar contenta, para tener paz interior. Cuando veo que no puedo más, busco el silencio.




 

Hay muchos tipos de silencio, no solo ese en el que no oyes nada de nada. 

 

Yo encuentro mucho silencio en la soledad de un paseo por el campo, pero también mientras paseo con mi perro por alguna calle bastante transitada de Madrid. Encuentro el silencio en mi dormitorio, aunque la vida familiar continúe al otro lado de la puerta. Encuentro el silencio en una cafetería mientras me tomo sola un segundo café antes de entrar a trabajar. Encuentro el silencio cuando conduzco sola, y apago la radio. Cuando me siento al borde de la piscina y observo mis pies jugando dentro del agua. Encuentro el silencio por la mañana mientras espero a que termine la cafetera. 

 

No siempre ha sido así. Será que me estoy haciendo mayor. Pero desde luego ahora disfruto más intensamente de todo. Hasta del silencio. 

 

Te lo recomiendo si te sientes nerviosa, inquieta contigo misma, dubitativa, ansiosa, hipersensible, irritable o con problemas para dormir o descansar. 

 

Busca un momento aunque sea en el baño de la oficina, siéntate, respira tres veces hondo, céntrate en tu respiración y deja que el “silencio” te invada. Vuelve a casa caminando y ponte los auriculares pero sin música, escucha tu respiración al caminar. 

Levántate un rato antes que el resto de la familia, y disfruta del silencio de tu hogar, de ese que has formado. 

 

Parece difícil de encontrar en esta vida que llevamos, pero no. Tan solo hay que buscar un momento de soledad, y ahí, encontrarás tu silencio. 

 

Ya me contarás…

 

Un abrazo, 

 

 

 

Comentarios

  1. Cómo te entiendo!! He estado de baja por una crisis de ansiedad muy fuerte, y he encontrado refugio en el mindfulness y en el silencio. Estoy aprendiendo a estar y ser, y no tanto a hacer y estar produciendo. Es difícil desaprender hábitos que llevan contigo desde la noche de los tiempos. Un abrazo y gracias por compartir esos pedazos de ti.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!!!!
    A mí antes el silencio me daba pánico, pero ahora, un ratito, me gusta!!!! Pensaba que sólo me pasaba a mí. Gracias por compartir nos ayudas un montón!!!!!
    Feliz verano

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo que yo también lo estoy haciendo,... Y también pensé, será que me hago mayor!! O quizás es que llevamos una visa muy de correr tanto que pasamos de puntillas por todo, como por encima!! Y necesitamos "pararnos" por unos instantes para pensar y vivir lo que hemos pasado de puntillas.

    ResponderEliminar
  4. En una cabeza en continuo movimiento de pensamientos, es en el silencio cuando estos paran. Pensaba que no, pero es asi. Salgo a la terraza por la noche, miro las calles, las luces y ya no tengo pensamientos. En la noche, cuando menos estimulos hay, llega la paz que solo da el silencio. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares