ASÍ ME PREPARO PARA EL INVIERNO



Ah hilo del post anterior, sobre la Importancia del Orden en mi Vida retomo el tema, pero en el plano más físico y es que no es de extrañar que el otoño sea una de las épocas en las que nos dé por ordenar. De hecho hay muchos animales que ahora comienzan a prepararse su hogar para las duras semanas del invierno. Tras el acopio de alimento del verano, llega el momento de recluirse. Y a nosotros, nos pasa igual. A mí, desde luego. 

Es comenzar Octubre y recuperar las ganas de ordenar y organizar. Es como un síndrome. Sé que me calmaré en unas semanas, cuando le haya dado un buen repaso a todo. Y que volverá en cierta medida cuando las hojas empiecen a despuntar en las ramas de los árboles que tengo delante. 

Los días se acortan, y nuestro tiempo al aire libre, también. Más tiempo dentro de casa refugiándonos de fines de semana o tardes lluviosas. Así que es muy lógico que queramos estar en un ambiente confortable y que nos emita paz. 

En el post anterior, te hablaba de cómo el orden en el aspecto más físico (cajones, armarios y superficies), aunque no sea la clave, si que es importante para alcanzar paz. Ver tu alrededor ordenado obviamente, no añade caos a tu vida.

Por eso aplaudo todas las iniciativas de esta época para poner nuestra casa confortable. Para prepararla para largas tardes de niños en casa, de fines de semana donde probablemente sólo salgamos un rato para acudir a Misa y al partido de turno. Para unas muy muy largas 25 semanas de otoño e invierno.

Y así como en Primavera (puedes descargarte mi Especial Primavera en el apartado de Descargables) tengo la sensación de abrir la casa al exterior, dejar que entre el aire, la luz, que haya corriente...en otoño la sensación es la opuesta, es la de hacerla más refugio, más cómoda, más confortable.

Así que he pensado en resumir las cosas que suelo hacer yo en estos días, por si te animas a ello. Como la casa, en general está al día (puedes descargarte también el Especial Casa al día en 1hora) son cosas puntuales y enfocadas a tener listas las zonas y cosas que más usaremos en esta época:

- Aprovecho para limpiar y renovar las fundas de los cojines y mantas de toda la casa. 

- Doy la vuelta a todos los colchones.

- Limpio y organizo a fondo nuestro tendedero cubierto, puesto que ya es improbable que use el exterior.

- Limpio a conciencia el polvo de bombillas y pantalla de las lámparas de toda la casa. Renuevo por Led las que se han fundido (esto lo voy haciendo durante todo el año, pero es ahora cuando encendemos más las luces y notamos si alguna se ha fundido).

- Limpio el horno en profundidad. Llega la época de bizcochos y asados. 

- Ordeno y pongo al día el mueble donde guardo las mantelerías, cuberterías y demás adornos para las mesas. Se abre la temporada de comidas y cenas en casa con familia y amigos.

- Hago cambio de armario. Aprovecho para donar todo lo que no me he puesto en esta temporada, y la ropa que sé que no les valdrá a mis hijos el verano que viene. Lo guardo todo limpio y planchado.

- Organizo y pongo bolsitas de olor en las cajas donde guardo las sábanas y colchas que usamos en primavera y verano.

- Hago limpieza a fondo de la terraza, porque es ahora cuando más la disfrutamos en aperitivos o cafés de sobremesa (en verano hace demasiado calor). Tiro las plantas que no sobrevivieron al verano (cada vez menos) y coloco las plantas en la zona donde les va a dar más tiempo el sol en esta época o donde más resguardadas estén.  Aspiro bien el toldo por la parte interior y lo dejo bien subido. 

Como ves no son muchas cosas, y a lo largo de varias semanas puedes hacerte con ellas sin agobios.
De todos modos, de cara a la primavera (y a mi 40 cumpleaños) he empezado a regalar y donar muchas cosas de las que tenemos en exceso y no usamos más, como miles de rotuladores y ceras de colores, bolsos, foulares, gorros, muñecas y peluches..., a usar y terminar lo que tengo antes de comprar (véase cremas y pintauñas esencialmente), y a quedarme sólo con todas esas cosas que usamos, queremos y nos hacen felices (te recomiendo que leas mi post de Cuando más es más , y entenderás a qué me refiero, porque lo mío está lejos de ser una casa minimalista. 

 Además de aspectos de orden y limpieza en esta época suelo hacer también estas otras cosas que nos ayudan a hacer aún más confortable: 

- Hago acopio de velas. Soy una fanática de las velas y si en verano las uso, en invierno aún más. No puedo no tener velas de todo tipo. 

- Renuevo los aceites esenciales que más uso durante la temporada de frío y resfriados. Los usamos mucho, básicamente cuando llego a casa me dedico a poner en acción los difusores.

- Organizo el armario de las medicinas. Ya sabemos la que se avecina, y no hay nada peor que darse cuenta en plena emergencia que el bote de Dalsy está casi vacío o que del paracetamol solo queda la caja.  

- Reorganizo las estanterías donde tengo los libros y recortes con recetas. Como cocinamos más siempre tengo la "intención" de hacer nuevos platos.

- Me preparo un rincón para mi, donde leer cómodamente, o hacer punto, sin muchas distracciones. Cada año me lo preparo de un modo especial. Me pongo un calefactor silencioso o una manta gustosa, cambio la disposición de los muebles de alrededor, coloco un adorno o flores...

Se nota que entro en mi época del año favorita, ¿verdad? ¿Alguna otra fanática del otoño?

Comentarios

  1. Aquí otra enamorada del otoño! Este año el frío está tardando un poco más de lo normal y me muero de ganas de que refresque en serio para encender ya la chimenea (la mejor inversión de toda la casa...). Voy a hacer una petición, podrías hacer un post hablando de los aceites esenciales? Me estoy introduciendo en ese mundo y aún me falta mucho por aprender. Gracias! me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el otoño y me encanta ver con qué mimo lo recibes. Creo que voy a tomar prestada alguna de tus ideas (diría todas, pero seguro que finalmente no las llevaría a cabo ;), así que. )

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares