COMO CONTROLAR TUS FINANZAS

Este va a ser un post largo, muy largo. En un determinado momento pensé en cortarlo en dos, pero he pensado que es un tema importante, y que si tienes la necesidad, será mejor abordarlo ya del tirón para ponerse manos a la obra cuanto antes. 

Y es que el mes de septiembre es un mes muy complicado en la economía familiar, y los próximos cuatro que le siguen no son precisamente de esos en los que te puedas relajar, pero por suerte estamos a tiempo de coger el toro por los cuernos, y si deseas fortalecer tus cuentas este es el momento y el lugar. 


Miras tus extractos bancarios y te das cuenta de que gastasteis un poco más de la cuenta de lo que tenías pensado, pero claro, pero si no disfrutas en las vacaciones, ¿cuándo? Pero ya en la primera semana del mes la salida del dinero es constante. Hay que rellenar la desierta nevera (en el post de Puesta al día de despensa y nevera, te doy algunos consejos para evitar gastar más de la cuenta) , por otro los niños han crecido durante el verano y los zapatos no les valen, probablemente tengas que comprar libros o cuadernos o material escolar. Vuelven los cumpleaños, las excursiones… el caso es que un poco por aquí, otro poco por allá, y al final te quedas a dos velas. 

Pero piensa que luego llegará el frío, y habrá que comprar ropa de temporada, quizá un nuevo abrigo, botas, además gastarás más en luz, en gas…y para rematar: las Navidades. Así que es mejor ponerse al lío, ¿no? 

Al menos así lo veo yo y por eso, este mes de agosto me he empapado de fórmulas, trucos, ideas, y mil cosas más que me inspiren a controlar nuestra economía familiar con el fin de alcanzar la tan ansiada paz financiera. Y hoy voy a compartir contigo las ideas que me han parecido más útiles, simples y prácticas, porque hay millones de sistemas. 



ANÁLISIS 

Para empezar, vamos a considerar nuestra familia, nuestra casa como si fuera una empresa. Y toda empresa tiene que tener claras dos cosas: 

1. CUANTO DINERO GANA 

2. CUANTO DINERO GASTA 

Así que toca analizar al detalle, al minimísimo detalle, cada uno de los gastos de la familia. Desde la hipoteca o el alquiler, a lo que nos gastamos en la farmacia, en ocio, comida, pasando por los básicos (luz, agua, colegio, etc.). Apunta en una lista todos esos gastos que recuerdes (no hace falta el importe, simplemente haz la lista). 

Una vez que tengas la lista, empieza a chequear tus cuentas bancarias, y comprueba tus movimientos, pon los importes en esa lista que has hecho. Recopila tickets, haz memoria… 

Efectivamente hay gastos fijos (hipoteca, alquiler, Netflix, el seguro médico, el del coche…), hay gastos fijos pero variables, es decir aquellos que sabes que tienes que pagar, pero cuyo importe varía todos los meses (comida, luz, agua, gas, teléfono, colegio, gasolina, etc.) y finalmente gastos variables (farmacia, papelería, ocio, peaje de una autopista, regalos de cumpleaños, etc. ). 

Ahora deberíamos clasificar esos gastos. Hay quien los clasifica en montones de categorías: casa, niños, transporte, etc… pero quizá sea complicarse aun más la vida, así que de primeras, deberíamos al menos usar tres categorías: 

A) GASTOS FIJOS (Hipoteca, seguros, ahorro, prestamos) 

B) GASTOS VARIABLES (Alimentación, gasolina, colegio, teléfono, ropa, tarjetas de crédito, transporte, suministros, medicamentos) 

C) NO NECESIDADES (ocio, televisión, suscripciones, vacaciones) 


Llega el momento de llevarnos la sorpresa. Suma todos los gastos fijos, los variables y los no necesarios y réstalos a los ingresos. 

SI LOS INGRESOS SON MAYORES QUE LA SUMA DE TODOS LOS GASTOS, estás de enhorabuena, porque tienes unas finanzas sanas que te permitirán ahorrar y afrontar imprevistos 

SI LOS INGRESOS CUBREN LOS GASTOS, PERO NO LOS SUPERAN, tienes una economía familiar equilibrada pero no puedes ahorra para afrontar imprevistos. 

SI LOS GASTOS SUPERAN LOS INGRESOS, tienes un problema grave y debes replantearte muy seriamente en qué gastas y/o cómo ganar más dinero. 

En cualquier caso, si estás aquí leyendo este post es que quieres mejorar tus cuentas, es decir, quieres recortar gastos, ahorrar, o ahorrar más, o simplemente controlar más tus finanzas, para alcanzar la tranquilidad de saber que tienes bien cubiertas las espaldas. Para eso necesitarás: 

- Tener un objetivo 

- Un presupuesto 

- Controlar los gastos 



TENER UN OBJETIVO 

Esto es como todo en la vida. Tienes que saber hacia dónde te diriges (o quieres dirigirte) para no dar vueltas o perderte. 

¿Quieres ahorrar para unas vacaciones de ensueño? ¿Para dar la entrada en la compra de una vivienda? ¿Quieres tener un colchón económico que te permita vivir más tranquila? ¿Quieres asegurarte que tus hijos puedan tener la mejor educación posible? Busca ese objetivo u objetivos. 


PRESUPUESTO 

Como tenemos los gastos analizados y organizados, toca confirmar lo siguiente. Gastos fijos y variables deberían cubrirse con el 70% de los ingresos, el 20% debería cubrir los no necesarios y el 10% destinarlo innegociablemente a una cuenta de ahorro. 

Teniendo encima de la mesa x cantidad de ingresos, tengo x dinero para gastos fijos, x dinero para gastos variables, x dinero para el resto de los gastos no necesarios y cada mes traspaso a una cuenta de ahorro x cantidad



Ahora es cuando toca apretarse el cinturón, porque puede que nos demos cuenta de que los gastos variables se nos van de presupuesto, y ya no te cuento de los no necesarios. En este último caso es fácil ajustarse, que no doloroso, porque toca prescindir de alguna cosa a la que puede que nos hayamos acomodado. Pero en los variables, son cosas que no puedes eliminar, sino que toca reducir el gasto. 

¿Cómo puedo reducir gastos? En la alimentación puedes ahorrar mucho con una buena planificación y distintos métodos como ir un único día a la compra, usar las ofertas, cupones, buscar el super más barato, etc. Puedes negociar tarifas de suministros, caminar más y usar menos el coche o comprar solo en rebajas. 

CONTROLAR LOS GASTOS 

SI no controlas lo que gastas es como si estuvieras ciega. En esto si que hay millones de métodos, yo estoy probando uno que por ahora me funciona, pero necesito testarlo más para poder decirte que de verdad es EL METODO. Pero a grosso modo puedes decantarte por cualquiera de estos métodos de control: 

- Usar solo efectivo, de ese modo sabes con qué dinero cuentas exactamente 

- Método de los 10 sobres 

- Método Kakebo 

- Usar alguna aplicación del móvil como Control de gastos y dinero, Fintonic, Control de gastos… 

- Método tradicional de anotar en una libreta cada gasto del día (incluidos los recibos que te pasan por el banco), como si de un libro de caja se tratara 

Cuanto más conscientes seamos de lo que gastamos, más fácil nos será mantenernos a flote, alcanzar sin problemas el fin de mes y sobre todo ahorrar. 

CAMBIAR EL CHIP 

Es imprescindible, tener un presupuesto, controlar los gastos, pero hay una cosa que nos ayudará a llevar todo esto de una manera sana y que no se convierta en una obsesión o problema añadido y es que tenemos que cambiar nuestra mente. 



Este es otro tema sobre el que he leído e investigado muchísimo a través de la Ley de la Atracción. Porque ¿quién no quiere atraer la abundancia, ganar más dinero, vivir fenomenal? 

Y es que al final normalmente nos centramos en sobrevivir, en llegar a fin de mes, en que nos alcance el sueldo para vivir la vida que queremos, culpando a cualquiera menos a nosotros mismos si no lo logramos a la primera de cambio. Es decir, creer que la culpa la tiene el gobierno que nos fríe a impuestos y no es posible ahorrar, que el dinero es cuestión de suerte, que es imposible que ganemos más porque ya hacemos todo lo posible por ganarlo y nada, creer que los ricos son gente egoísta, ambiciosa y por tanto mala gente, etc… 

Pero permíteme que te diga que tus emociones son las que controlan tus acciones, por lo que, si tu actitud es negativa, o escéptica, tendrás complicado alcanzar tus objetivos. Si tu mente te dice que los ricos son mala gente, por mucho que tu quieras hacerte rico, no lo serás, porque no quieres ser mala persona. O si piensas que es cuestión de suerte y a ti la fortuna no te sonríe demasiado, no moverás un dedo para alcanzar lo que quieres. 

Así que convéncete a ti misma que eres perfectamente capaz de controlar tus gastos, de ganar más dinero, de invertir inteligentemente, de ayudar a los que lo necesiten…convéncete de que eres más que capaz de ahorrar, de disfrutar de lo que tienes ahora mismo sin necesidad de gastar mas de lo imprescindible para poder disfrutar el próximo verano de esas vacaciones que tanto te mereces. 

Y como en el fondo todos lo que nos gustaría es eso, ahorrar, durante este nuevo curso, una vez al mes, en la categoría de ECONOMÍA DOMÉSTICA, os propondré ideas para ahorrar, fórmulas y trucos para conseguir de una vez por todas, esa paz financiera que deseamos. 

Si el tema te parece interesante, si crees que puede ayudar a alguien que sepas que es un poco desastre o está en la misma situación que tu de lograr que el dinero no le suponga un problema, te agradezco de antemano que compartas este post todo lo que puedas. 

Si además te ha parecido útil, o quieres compartir tu experiencia personal, tus trucos para controlar el gasto familiar, o simplemente quieres dejar tu opinión (desde el respeto, claro), ya sabes que puedes hacerlo a través de los comentarios, o mandándome un mail a ordenenmividablog@gmail.com. ¡Soy toda oídos!

Comentarios

  1. Me ha gustado mucho el post, es muy util. Yo uso una hoja de excell para anotar todos los gastos y nos ceñimos a un presupuesto mensual.

    ResponderEliminar
  2. Me ha venido genial tu post. Ahora mismo tengo un objetivo que es cambiarme de casa y necesito empezar a controlar aún más mis gastos., así que estaré atenta tus ideas de ECONOMÍA DOMÉSTICA. Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tener un objetivo tan importante como ese seguro que te ayuda a mantenerte firme. Espero poder ayudarte en el camino, en que pronto puedas disfrutar de la casa que quieres.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares