ARMARIO MINIMALISTA

Sin duda alguna una de las claves de  mis cambios de armario en poco más de 20 minutos es que hace unos tres años me decidí por el estilo minimalista a la hora de vestir. 


Armario minimalista, armario cápsula, son la forma de denominar a lo que antes llamábamos tener un buen fondo de armario, es decir, dar importancia a las prendas más básicas. 

En La Merienda a las 5 ya dediqué un post a este tema, pero voy a intentar profundizar un poco más por si te sirve de ayuda. 

Antes, cada mañana, perdía unos minutos preciosos pensando qué ponerme. Cuando no tienes hijos, o simplemente tu vida es menos complicada, puedes permitirte ese lujo. Sin embargo, cuando vas con prisas normalmente tu inspiración se encuentra escondida en lo más profundo de tu cerebro a esas horas, y en seguida aflora la frase de: no tengo nada que ponerme

Durante una época opté por preparar el modelo la noche anterior. Comprobaba la aplicación del tiempo, y sacaba la ropa, que dejaba fuera de la habitación. Pero descubrí que había muchos días que al mirar lo que había escogido antes de acostarme me daba una pereza enorme ponérmelo. Era como si me lo hubiera seleccionado otra persona distinta a mi. 

Fue entonces cuando empecé a buscar inspiración en Pinterest y a crear mi tablero My Style, en el que voy guardando looks que me gustan para repetir yo. 

Cuando ya tenía bastantes imágenes guardadas me di cuenta de que las combinaciones que buscaba siempre eran del mismo tipo. Había muchas prendas que se repetían una y otra vez, y que al final podía lograr vestirme más de quince días seguidos sin repetir con cuatro cosas. Y así llegué a mi armario cápsula. 

Durante el invierno tiendo a los grises, negros y azul marino. Ahora en verano me doy un poco más de licencias y meto color. 

Poco a poco he ido invirtiendo en piezas básicas de más calidad. Una camisa blanca que realmente me queda bien, que tiene el corte que me gusta, con algún detalle especial como los puños que son cerrados, sin botones. Una chaqueta tres cuartos, lisa, con más cuerpo, de una de mis firmas favoritas, y asi poco a poco he logrado tener un armario que no me da problemas por las mañanas, porque sé que todo combina y que hasta con los ojos cerrados podría hacer una composición adecuada. Ahora simplemente hay que decidir cómo de arreglada he de ir ese día. 

¿QUÉ PRENDAS TIENE MI ARMARIO EN PRIMAVERA? 

En este post de La Merienda a las 5 os enseñaba lo que hay durante el invierno. Así que ahora voy a enseñarte lo que tengo para la primavera – verano.



PANTALONES. 

Mantengo los básicos: vaqueros pitillo, pantalones 5 bolsillos blancos y azul marino, tipo chino beige, vestir negro. 

Pero retiro los negros, grises y verde oliva tipo 5 bolsillos, saco otro tipo chino en color rosa que tengo desde hace casi 10 años y un par de pantalones tipo pijama fluidos. Además tengo tres tipo bermuda que tienen la timorata de años pero que me pongo mucho para ir a la piscina en el club o en la playa por las tardes. 

PARTES DE ARRIBA. 

Guardo los jerséis y dejo las camisetas (blancas, negras y de rayas). Como es atemporal, la camisa básica blanca se queda, y dejo una blusa negra que me pongo cuando salimos a cenar. Sólo dejo un jersey de rayas marineras y un par de sudaderas. 

CHAQUETAS: 

Ahora es el momento de lucirlas. En primavera porque por las mañana y al atardecer hace frio, y en verano para combatir el aire acondicionado que suele estar a todo meter allá donde vayas. Eso sí, las más gordas, de lana, las guardo.



FALDAS Y VESTIDOS: 

Yo no soy muy de vestidos, pero en esta época si que me gustan mucho las faldas largas. Tengo una negra lisa y una de rayas marineras que me compré hace años y que me encanta. Los vestidos los uso sobre todo para ir a la playa, así que tengo tres, de algodón y de lino que ocupan muy poco en la maleta y son bastante fresquitos.



ZAPATOS: 

En primavera - verano guardo todos los zapatos cerrados, salvo las deportivas y tipo bailarina que son atemporales . Y saco las sandalias y las alpargatas. Desde hace un par de años me defiendo bastante bien con unas que me compre de Clarks que son comodísimas y super combinables, otras más arregladas de Bimba y Lola y unas alpargatas de tela negras. Y por supuesto, las eternas chanclas. 

OTRAS PIEZAS: 

En cada estación me gusta comprarme algo especial, que se salga de los básicos y con la que jugar para salir del aburrimiento. Suelen ser camisas o chaquetas.



Este año, estoy segura de que mi pieza estrella será una camisa que me regaló por mi cumpleaños mi suegra. De rayas verdes. Queda perfecta con vaqueros, con chinos, sobre las bermudas, o con la falda negra. 


Como ves, no tengo mucha ropa. Y hay mucha pieza que se queda estación tras estación. Por eso es tan fácil hacer el tan odiado cambio.

Te invito a que te abras en Pinterest un tablero donde puedas guardar todos los looks que más te gustan, y así empezar a crear tu armario minimalista. No solo ahorraras tiempo, también dinero.


Imprime las combinaciones que más te gusten, hazlas tuyas y cuéntame qué tal la experiencia.

¿Te animas?

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares