LA IMPORTANCIA DE LA GRATITUD (2ª PARTE)


Al hilo del post anterior sobre la gratitud, en esta ocasión te quiero hablar de mi herramienta fundamental: mi cuaderno de gratitud. 

Cuaderno o diario, es un básico que me acompaña desde aquel 1 de junio en el que decidí a recuperar el ánimo que siempre me ha caracterizado, y que desde hacía dos años había estado esperando paciente en un cajón para serme útil. 

Lo había comprado en Alemania, paraíso de la papelería donde los haya, sin ningún fin previsto para él, pero me gustó que en la portada hubiera un recuadro en blanco donde escribir la misión a la que estaba designado. Y esa misión llegó. 

Tal y como te decía en el post anterior enfocarme en la gratitud me ayudó a ver la vida de otra manera. Al principio no es fácil porque constantemente te dejas llevar por lo negativo. Pensar “si, tengo esto, pero ¿de qué me sirve si me falta esto otro?” y así vuelta a empezar. 

Y como los pensamientos tienen mucho poder, para lo bueno y lo malo, decidí que escribir las cosas buenas las haría más fuertes, las fijaría en mi mente. Y así comenzó todo. Y a quien me quiera escuchar le animaré a hacerlo. 

SI decides hacerme caso, porque lo necesitas, porque crees que te vendrá bien, o simplemente porque te pica la curiosidad, te recomiendo que sigas estos pasos, porque nunca encontrarás un mejor momento para empezar tu diario que ahora


- Intenta comenzar a escribir todos los días. Resérvate unos 15-20 minutos al día. Yo prefiero por la mañana, porque me hace comenzar el día de otra manera. 

- Anota en un cuaderno (siempre el mismo) todas las cosas por las que te sientes agradecido.

- Ten tu diario a mano, para que no te olvides de agradecer. 

- Empieza por cosas materiales (tu casa, tu ropa, los alimentos, la calefacción, etc…)

- Añade a cada cosa, por qué sientes gratitud, cómo te hace sentir esa cosa.

- Trata de no repetir, al menos en varios días seguidos. 

- Poco a poco empieza a escribir también cosas sobre ti mismo. Desde lo más básico, como dar gracias por estar vivo y añade también la razón. 

- Considera las personas que te rodena y busca lo bueno que tienen, ¡agradece que estén en tu vida!

- Cuando esté listo, verás como empiezas a incluir en tu lista situaciones y experiencias, incluso las negativas, de las que lograrás sacar un aprendizaje y algo por lo que estar agradecido.

- Si tienes un momento de bajón, relee lo que escribiste antes. 

Personalmente llevar este cuaderno de gratitud me hace ser consciente de lo afortunada que soy. Me permite concentrarme en las cosas buenas, dejar en un segundo plano las malas, provocando un cambio de actitud. De hecho, cuanto más escribo mejor me siento. 

Ya sabes, cuaderno nuevo, un bolígrafo de tu color favorito y a escribir. 



Si te sirve de inspiración, yo he vuelto a escribir desde hace un par de semanas. Como te decía en el primer post sobre La Importancia de la Gratitud, una vez que cambié el chip, y recobré el rumbo empecé a espaciar mis anotaciones. Es verdad que llega un momento en el que puedes hacerlo mentalmente, concentrarte en esas cosas, pero también es más fácil dejarse “amargar” el día si no tienes una rutina que te obligue a sacar lo positivo de tu vida. 

Me pongo el despertador a la misma hora de siempre, una hora antes de que tengamos que ponernos en marcha, pero si antes me dedicaba durante casi una hora a cotillear por Instagram, Facebook y YouTube, ahora apago la alarma, dejo el móvil en la mesilla y me voy a la cocina para no molestar a nadie, ni tener la tentación de entrar en internet. Sólo mi cuaderno, un libro y yo. 

Los primeros minutos sólo me concentro en el silencio de la casa, me relajo y ya me pongo a escribir. Cuando termino, dedico 15 minutos a leer antes de meterme en la ducha y empezar con el día a día. 

Por la noche, sin escribir, me concentro en todos los momentos buenos del día (hasta en el día más horrible, siempre hay, al menos, un pequeño momento bueno) y doy las gracias al Cielo por haberlos disfrutado.



Como ves no es nada complicado, es sencillo y tan tan útil. Tu vida cambia casi inmediatamente. Mejora al instante. 

Y como la cosa va de agradecimiento, para celebra que hemos superado los 600 seguidores inscritos ya en el blog, el miércoles recibiréis en vuestro buzón una plantilla con la que comenzar a trabajar. Es una plantilla sencilla, una guía para empezar este bonito camino. Puedes imprimirte muchas hojas, graparlas y trabajar sobre ella. O bien usarla como pauta. ¡Lo que prefieras!

Y si no estás inscrito ¡¡¡ya sabes!!! Sólo tienes que apuntarte aquí y seguiremos el camino juntos. Y ojo a Instagram que habrá un anuncio esta semana, porque el nuevo Especial está al caer!

Comentarios

  1. Que cierto es!!, yo lo hago mentalmente al irme a la cama. Hago repaso del día y doy gracias y pido que me de la paciencia necesaria para sobre llevar ciertas situaciones. Yo hace tiempo que quería hacer un diario de madre y no lo empecé en su momento y cada día que pasa me arrepiento mas. El diario de madre trataría de escribir los sentimientos tan bonitos que se experimenta cada día con cada uno de nuestros hijos. Será que es que no quiero que se me olviden y quiero inmortalizarlo de esa manera. Tengo que empezarlo cuanto antes. Me encanta leerte y las cosas que cuentas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola
    La verdad es que yo me pegó también una buena parte de la mañana, antes de comenzar con desayunos y niños, leyendo y cotilleando facebook e instagram. Mi mente me dice que no lo haga, pero siempre "caigo". Estoy segura de que mañana por la mañana ya no será así. Estoy totalmente mentalizada para empezar con mi diario de agradecimientos. Es cierto que siempre pido a Dios y nunca agradezco. Me pesa.... Entre los agradecimientos estarás tu. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Buenas tardes Esther.
    Agradecida por tus post tan inspiradores.
    Mil gracias por dedicarnos tu tiempo !!!
    María

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares