Cómo cuidar las mantelerías



" Yo también he heredado unas mantelerías de mi abuela preciosas y me da miedo usarlas por si se manchan pero es una pena porque al final se me están poniendo amarillas. ¿Puedes hacer un post sobre este tema? 
Saludos desde Córdoba, 

Teresa P. C ¨

Este mail lo recibí a raíz de una foto que publiqué en Instagram a principios de Diciembre cuando ya nos hallábamos inmersos en el Especial Navidad. Como a Nuria con el tema de Cómo organizarse con la colada, prometí responderla en Enero. Y lo prometido, es deuda. 

Si tengo varias vajillas, también tengo otras tantas mantelerías, muchas. 



La mayoría de mis abuelos y que a su vez eran de mis bisabuelos e incluso alguna de mis tatarabuelos, y como a Teresa, al principio, me daba pavor usarlas, más que nada por el tema limpieza y planchado. 

Primero siempre sacaba una sencilla, de hilo de algodón blanco, que me parecía más "resistente" y que no me daba problemas a la hora de lavarla. Pero poco a poco me fui animando, hasta que di la primera comida para 20 personas, sentadas,  en casa (para la cual hice fabricar un tablero especial). Ese día me lancé y saqué el mantel más grande que tenía, de mis bisabuelos, hilo blanco, bordados en dorado y azul lapislázuli...¡y superé la prueba!



Y es que investigando descubrí que casi es peor no usar los manteles, y que no siempre los guardamos como deberíamos. Así que aquí va todo lo que sé sobre cómo lavar, planchar y guardar tus mejores manteles. 

¿COMO LAVAR LAS MANTELERÍAS? 

En lineas generales para manteles antiguos, y en general para todos aquellos que no tienen etiqueta, nunca te equivocarás si los lavas a mano con agua fría o en un ciclo delicado de tu lavadora. 

Es muy importante que aclaremos bien  (especialmente cuando lavamos a mano) , y nunca usar suavizante, porque puede provocar decoloración de las fibras durante el tiempo que está guardado, y porque en el caso de las servilletas, hace que pierdan poder de absorción. 

Si tu mantelería blanca se ha amarilleado, u oscurecido en algunas zonas hay dos opciones: 

- La tipo "Remedios de la abuela": echar zumo de limón recién exprimido y sal sobre las zonas más afectadas, y dejar el mantel y /o servilletas al sol. Antes de que se seque completamente, aclarar con agua fría y volver a dejar secar al sol. 

- La tipo "Siglo XXI": poner primero a remojo solo con agua durante 15-20 minutos. Después sumergir en agua templada con un blanquador con oxígeno (tipo Oxi Action) y dejar toda la noche en remojo. A la mañana siguiente lavar normalmente en la lavadora (ciclo delicado y sin suavizante) o a mano. 

Estos dos métodos sirven tanto para mantelerías de hilo, algodón, lino o fibra sintética.

En cualquier caso recuerda que una mantelería antigua jamás parecerá 100% nueva.

Para el resto de manchas te recomiendo que eches un vistazo al post de 20 trucos para recoger la casa después de una fiesta, en concreto del punto número 10 al 18.


¿COMO PLANCHAR TUS MANTELES MÁS DELICADOS? 

Antes de nada comprueba que la superficie de la plancha está limpia. Una vez que la hayas encendido, antes de planchar el mantel, prueba en una tela vieja que no caigan gotitas con residuos (estas si que son difíciles de quitar). 

Usa una tabla de planchar con base reflectora de calor. Esto ya no es que sea útil para las mantelerías, es que ¡es útil para todo!

Es mejor que el mantel y las servilletas estén aún un poco mojados.

Usa vapor y temperatura media.

Primero plancha por el revés y si la mantelería es de color claro (blanco, beige, hueso...) luego también por el derecho para realzar el brillo. 
Si la mantelería es de color oscuro plancha solo por el revés. 



Cuando hay iniciales bordadas o algún monograma, pon una toalla gruesa y blanca (o de un color claro) sobre la tabla de planchar, y encima el mantel, y plancha por el revés para que el bordado coja volumen y no se quede aplastado. Después dale la vuelta y plancha todo, pero alrededor, nunca por encima. 


No dobles y guardes justo nada más planchar.Espero a que se enfríe.

Cuando planches manteles muy grandes, colócate al lado de una mesa y ve enrollando la parte planchada encima para evitar que se vuelva a arrugar. 


¿CÓMO GUARDAR TUS MANTELES? 

Aquí viene lo interesante. Si tienes espacio de sobra y un armario disponible, cuelga los manteles con el menor número de dobleces posibles en perchas con barra redondeada, también puedes ponerlos en perchas para faldas. 



La mayoría de nosotros, sin embargo, solemos guardar los manteles, sábanas y demás doblados en armarios o en cómodas. En ese caso (y que también vale para el de arriba), nunca los guardes dentro de bolsas de plástico, cajas de cartón o directamente en contacto con la madera, especialmente si es de cedro. Curiosamente provocan y aceleran la aparición de manchas amarillas porque favorencen la humedad, hongos...

Envuelve la mantelería o bien con papel tisú (ni siquiera papel seda) o con una tela de algodón 100% o una vieja funda de almohada. 

Coloca siempre abajo las piezas más pesadas, y luego coloca encima según ligereza. 

Nunca metas prendas que has almidonado junto con otras que no, porque pueden provocar la aparición de manchas de humedad en las que no están tratadas.

2 veces al año, saca las mantelerías que no uses mas que en Navidad (por ejemplo) y dobla de nuevo al contrario para evitar que se creen manchas o arrugas que luego serán imposibles de quitar. 


Seguro que hay muchos más trucos y me encantaría hacer un compendio con todos ellos, mientras, ¿qué te parece si dejas uno de los tuyos abajo en los comentarios? ¿Te ha parecido útil el post? 




Comentarios

Entradas populares