10 COSAS QUE DEBES SUPERAR PARA SEGUIR ADELANTE



¿Quien no se ha encontrado alguna vez en una situación similar a esta? 

Tenemos ganas de comernos el mundo. Nos levantamos llenos de energía y dispuestos a lograr cualquier cosa que nos propongamos. 

Pero llegas a la ducha, te desnudas delante del espejo y piensas en que si tuvieras 5 kilos menos ( o más) estarías mucho mejor. Sales a la calle habiéndote mirado en el espejo 10 veces antes, buscando tu aprobación, pero poniéndote en la piel de los que se cruzarán contigo en la calle, en el trabajo, en el restaurante. 

Miras el móvil rezando para que nadie te llame hasta que llegues a la oficina, porque una llamada fuera de hora significa que han empezado los problemas y empezar la jornada así es lo peor que te puede pasar. Y es que si hay algún problema, ¿quien me mandaría a mí meterme en estos "fregaos" con lo bien que estaría yo haciendo esto otro en mi vida, y no este trabajo? 

Y claro, vas en el coche o en el autobús dándole vueltas a que si te tocara la lotería otro gallo cantaría, o pensando si deberías empezar a pensar en cambiar de trabajo, pero  bueno, no es una decisión que se pueda tomar a la ligera, hay que sopesarlo todo, y sobre todo, más vale malo conocido que bueno por conocer. 

Y llegas al trabajo, y pasas nueve horas pensando en que "esto es lo que hay". 

Y vuelves a casa y tratas de refugiarte en tu familia, y en dejar de pensar en la mierda de día que has tenido, pero no puedes. Te invade esa sensación en el estómago, de no querer que llegue mañana, y te pones a pensar en lo que realmente te hace feliz, y te acuestas imaginándotelo. Y vuelta a empezar. 

Y como estoy harta de vivir este bucle, encontré estos 10  consejos que seguro que nos vienen bien a todos: 


No importa lo que otros piensen, lo único que debe contar es lo que pienses sobre ti mism@. 
Trata de hacer lo que sea mejor para ti y para tu vida.



Tu pasado NO es tu futuro. No dejes que te marque el paso. Lo más importante es tu presente, trabaja en él por el bien de tu futuro. 



Piensa qué es lo que quieres para tu vida, imagínatela y no dudes si será posible o no. Una vez decidido debes luchar por conseguirlo.



No te dejes llevar por la sensación de "lejanía" de ese futuro que quieres. Céntrate en tus objetivos, trabaja en ellos a diario.



En esta vida tienes dos opciones: resignarse a lo que hay o aceptar la responsabilidad de cambiar lo que no te gusta. Elije siempre avanzar, mejorar, alcanzar...



Porque eso sólo nos traerá sufrimientos y conflictos innecesarios. No se posee la verdad absoluta, y quizá el otro no esté equivocado.  De este modo tendremos la oportunidad de aprender nuevas cosas y avanzar en la vida.



La actitud de la avestruz no ayuda nada. Siempre es mejor enfrentarse a los problemas, perdonar, y olvidar. 



Los mayores errores a largo plazo son siempre el resultado de excusas por no enfrentarse a problemas más que a la toma de decisiones. 



Nos pasamos la vida buscando cosas que creemos mejores,  en vez de pararnos un momento y agradecemos las que tenemos. Nuestra visión cambiará en el momento en que seamos conscientes de lo afortunados que somos. 



Lo mejor de nuestra vida al final se compones de un montón de pequeñas cosas que son las que forman nuestro ahora. Parar y admirar un amanecer, u observar a nuestros hijos, saborear un plato delicioso...todo eso hará que nuestra perspectiva cambie para mejor. 


Ahora no hace falta que cumplamos a la primera de cambio las diez, pero si que deberíamos plantearnos en cuales fallamos más y en cuales menos. Escoger las que más nos cuestan y tratar de trabajar cada día en una, aplicándola en nuestra rutina hasta conseguir cambiar nuestra actitud. 

Yo hace meses, cuando estaba muy mal, opté por trabajar en las dos últimas. Me hice con un cuaderno de agradecimiento y cada mañana apuntaba las cosas buenas que me habían pasado o que tenía en mi vida, desde la más lógica (mi familia, el amor... hasta la posibilidad de ver amanecer desde la cama), y al día siguiente, releía lo que había escrito y buscaba cosas nuevas por poner. 

Eso me ayudó mucho a fortalecerme interiormente, y a coger fuerzas para volver a lograr el equilibrio. 

Ahora trabajo en evitar buscar excusas y no procrastinar en mis objetivos. Si encuentro alguna buena herramienta de ayuda, ten por seguro que la compartiré por aquí. 

¿En qué fallas más? ¿En qué aspecto te gustaría mejorar? Ya sabes, deja tu comentario abajo (para los que tenéis problemas, mientras los arreglamos, siempre podeis escoger la opción Anónimo y luego firmar el comentario) 

Un abrazo. 



Comentarios

  1. Muy buenos consejos. Tengo que practicar más de uno. Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares